RADAR MEN FROM THE MOON: The Bestial Light (FuzzClub Records 2020) May06

RADAR MEN FROM THE MOON: The Bestial Light (FuzzClub Records 2020)...

Los holandeses Radar Men From The Moon (en adelante RMFTM) lanzan ahora en mayo su sexto álbum en el sello británico FuzzClub Records, responsable también de los cinco lanzamientos anteriores. Cabe decir, para empezar, que por si no los has escuchado nunca, están bastante lejos del gothic rock habitual (aunque por descontado no de forma exclusiva, ni por asomo) del que solemos hablar en esta páginas. Independientemente de esto, bastante secundario, el combo neerlandés se maneja entre una serie de tejidos sonoros que no por estar alejado del canon gótico resultan menos oscuros. Son, como sucede con gran parte del catálogo de FuzzClub, difíciles de etiquetar. A ratos algo sicodélicos, a ratos rozando el shoegaze, a ratos post punks, a ratos… lo que les va viniendo en gana, vamos. El ahora sexteto recuerda en ocasiones a un extraño cruce entre unos primerísimos Swans con los Einstürzende Neubauten menos experimentales. Todo ello aliñado con un toque loco a lo Birthday Party. Si tenemos en cuenta que los tres “referentes” citados son bastante inclasificables, poco más que añadir, señora. The Bestial Light está lleno de temas largos, densos, oscuros, guitarreros. Temas basados fundamentalmente en las guitarras de Glenn Peeters y Bram van Zuijlen, aunque la presencia del saxo de Harm Neidig (uno de los recién llegados al grupo) y su voz desquiciada tienen un peso muy importante. La sección rítmica, a cargo de Tony Lathouwers (batería), Titus Verkuijlen (bajo) y, el también recién llegado, Joep Schmitz (batería) es la responsable del tremendo empaque de la mayoría de las canciones y, en ocasiones (me viene a la cabeza la percusión afterpunk ochentera de Pleasure), bastante protagonista. Las letras, profundas, curradas y cultas, con referencias constantes al existencialismo y la influencia de personajes como el ocultista Austin Osman...

THEN COMES SILENCE: Machine (Oblivion/SPV 2020) Mar12

THEN COMES SILENCE: Machine (Oblivion/SPV 2020)...

Then Comes Silence es una de esas bandas imposibles de etiquetar. Se parecen a muchas cosas pero en realidad, no se parecen a ninguna. Tal vez una cosa sea consecuencia de la otra. Se mueven (perfectamente además) en ese limbo existente entre el rock oscuro, el post punk, el gothic rock, la darkwave, el deathrock incluso… Con influencias muy diversas además, aparentemente alejadas de todo esto: gotas de psicodelia, shoegaze… Es como si fueran alquimistas y hubieran destilado y extraído lo oscuro de todos estos estilos y lo hubieran acrisolado hasta obtener la esencia de Then Comes Silence, su propia piedra filosofal. Llevan desde 2012 con esa labor de aquilatado y, a mi juicio, en este Machine han terminado de pulirla. Machine, quinto trabajo del combo, presenta además la novedad de nuestro querido Hugo Zombie (Los Carniceros del Norte, Naughty Zombies, etc) a las guitarras acompañando en este viaje a Alex Svenson (voz y bajo), Jonas Fransson (batería) y Mattias Ruejas Jonson (guitarras), sospechosos habituales desde hace bastantes años. El disco, editado por Oblivion y distribuido por SPV, está prensado en vinilo y CD (edición que comentamos). Se compone de once canciones que tienen en común, entre otros detalles que trataremos de desgranar, a la muerte, como musa principal. La primera de ellas, primer single también, We Lose The Night, es TCS por los cuatro costados. Desde el comienzo con la progresiva incorporación de instrumentos, el ritmo post punk, la densidad oscura, la voz reverberada… De esas canciones que según las escuchas por primera vez sabes perfectamente a quien pertenece. Un perfecto aperitivo en su día y una perfecta toma de contacto con Machine, ya con el disco en la mano. Devil es el segundo corte. Distintos aires para un tema dominado por el...