ART OF EMPATHY: End Of I (Aenaos Records 2020) Jul22

ART OF EMPATHY: End Of I (Aenaos Records 2020)...

El dark folk (o neofolk) es un estilo que lleva ya bastantes años de capa caída. Sobadísimo, se ha ido autofagocitando en una espiral descendente de talento, dónde casi cualquier cantamañanas con guitarrita acústica que cantara sobre la vieja Europa era sistemáticamente incluido en un género que hace tiempo que desarrolló sus mejores obras y que, ya gastado, ha quedado para poco más que recuperar esos discos ya añejos. Por fortuna hay excepciones actuales. Casi en todos los casos se dan precisamente en los proyectos dónde se aliña el epítome antes citado con un sinfín de influencias ajenas que dan una nueva (o por lo menos buena) visión a todo el conjunto. Es el caso de Rome, de Har Belex y de otros cuantos (no muchos). Y, por supuesto, porque si no no tendría sentido que hubieras leído esto, del proyecto (y el disco) que nos ocupa. Lo nuevo de Art of Empathy: End of I.   Art Of Empathy es un proyecto belga, unipersonal, que como decía antes, no se queda solamente en los recovecos estilísticos y anquilosados del dark folk, sino que imprime sus composiciones de matices que las llevan más allá, mucho más allá. Tras diez años de “silencio” (el Posthuman Decadence es de 2010), Jef Janssen se marca en este End Of I un auténtico discazo. Discazo que además viene envuelto en un precioso mediabook con treinta y dos páginas, limitado a 100 copias que merece mucho la pena (pese a que este hombre tiene todas sus referencias con licencia creative commons y descarga name your price en su bandcamp). Aenaos Records son los responsables de la edición. Una voz medio susurrada, algún sampler y las guitarras envolviendo las percusiones y las melodías de teclados. Where Souls Shine Brightest, primer...

SONSOMBRE: One Thousand Graves (Cleopatra/Post Gothic Records 2020) Jul16

SONSOMBRE: One Thousand Graves (Cleopatra/Post Gothic Records 2020)...

Queda lejos ya ese enero en el que Sonsombre (o Brandon Pybus) publicara su tercer trabajo –en un par de años-, One Thousand Graves. Queda lejos pero sin embargo, dentro del estilo que practica, es uno de los que más veces he escuchado en estos meses. Ya os he indicado otras veces, al hablar de los anteriores, que el bueno de Mr Pybus se aleja lo mínimo posible de todo lo que se puede esperar de un gothic rock absolutamente canónico: sí, en el que estáis pensando. Tanto la temática habitual de las canciones como su sonoridad, siguen presentes en este One Thousand Graves. La profunda (y ahogada) voz, las guitarras omnipresentes, la caja de ritmos, el aire cementeril y nosferatuiano de cada pieza… No hay en eso grandes diferencias con The Veils of Ending o A Funeral For the Sun, aunque sí que se aprecia un sonido quizá más depurado, aparentemente mejor producido. Pero vamos, que es muy sutil, en el fondo estas canciones más nuevas siguen radicalmente las líneas maestras marcadas en los discos anteriores.   Esta quinta referencia del sello Post Gothic tiene la virtud de llenar de niebla la habitación en cuanto empiezan a sonar los primeros acordes de Fire. No digo invocar fantasmas, pero casi casi. No Warning baja aún un poco más la temperatura y casi físicamente notas como esa humedad típicamente londinense (pese a que el señor Pybus es de Virginia) se te mete en los huesos. Una sensación que ya no te abandonará en todo el disco. Los teclados que trufan aquí y allá las atmósferas, subrayados por los riffs guitarreros y con el bajo y la caja de ritmos a pleno rendimiento, acentúan la percepción. Until the Sun Goes Down es buen ejemplo de ello....

LA BROMA NEGRA: Suicidarse y Seguir Viviendo (Gaser Discos 2020) por Avatar Jul08

LA BROMA NEGRA: Suicidarse y Seguir Viviendo (Gaser Discos 2020) por Avatar...

Dos años ha habido que esperar para que La Broma Negra publicaran su nuevo disco tras el estupendo Los Extraños Tienen los Mejores Caramelos. Dos años llenos de cambios y acontecimientos diversos que, en mi opinión, jalonan (no podía ser de otro modo, por otro lado) este Suicidarse y Seguir Viviendo. De hecho si hay un grupo (o un proyecto artístico en general) en el que se pueden rastrear hasta cierto punto ese devenir diario en las composiciones, ese es el de Carlos Caballero. De forma más o menos obvia, literal, o de un modo en ocasiones bastante abstruso, la personalidad arrolladora, culta y llena de referencias de todo tipo de este Caballero está presente en todas y cada una de las composiciones que sangra en cada uno de los discos.   La portada y contraportada, de inspiración cercana a un tipo de western oscuro e implacable, el casi casi regusto a arena de desierto pedregoso que deja alguna de las canciones, está también muy presente en este Suicidarse y Seguir Viviendo. Un título que anticipa (y recuerda, al mismo tiempo) precisamente la trayectoria del grupo, con continuos saltos sin red y una intención siempre de ese sangrado que decía antes, mucho más allá de cualquier consideración comercial o de cualquier tipo de concesión. Aquí, amigos, las canciones se sudan, se lloran, se sangran. Las convenciones quedan para otros “artistas”. Trece canciones lo componen, trece trozos de alma desgarrada y para nada autocomplaciente. Trece que podrían haber sido veinte, que las caras B que han ido publicándose con cada uno de los adelantos en forma de single hasta la fecha, perfectamente podrían haber formado parte del corpus principal del trabajo.   Si repasamos las canciones, una a una, vamos viendo que todas esas “obsesiones”...

LA BROMA NEGRA: Suicidarse y Seguir Viviendo (Gaser Discos 2020) por Chatarrera Nórdica Jul08

LA BROMA NEGRA: Suicidarse y Seguir Viviendo (Gaser Discos 2020) por Chatarrera Nórdica...

Si hay algo que me gusta más que comer con los dedos desde 2015 es que La Broma Negra saque disco nuevo. Ya comía con los dedos de antes fue cuando los descubrí.   Vamos a ponernos en antecedentes: por aquello de ser una fan incondicional y mazo pesada, me gano el privilegio de escuchar la maqueta antes de que salga el disco. Y esta vez no iba a ser menos. Pero claro, esto fue en Diciembre. Y mis orejas cambiaron la percepción de las letras en Marzo y Abril. Y ahora en Julio, no tiene nada que ver en mi cabeza con el disco que escuché al principio. Y tengo que decir que la sensación mola, porque si nos ponemos en modo paranoia, hay hasta predicciones en él. Que es una gilipollez como un piano lo que acabo de decir, pero yo he venido aquí a ser subjetiva.   Suicidarse y seguir viviendo es el título del disco, que no lo había dicho aún. En este caso el título sigue significando lo mismo en Diciembre y Julio porque va un poco con mi manera de ser y estilo de vida. La verdad es que a La Broma Negra le salen tan bien los discos como sus títulos, que me resultan apasionantes  (Creo que si me tengo que quedar sólo con uno sería “Joyas de princesas muertas”).   Abre el disco Me llamo España y soy alcohólica. Esta canción me hace ilusión especial porque estaba ahí cuando surgió la idea, a raíz de la horterada de letra que le había puesto Marta Sánchez al himno de España. Unas cuantas cervezas ensalzaron el momento risas que nos supuso la desesperada e hizo que terminara en un “pues voy a escribir el nuevo himno de España”....

BRIGITTE HANDLEY: After Dark/Lament of a Lost Soul (Matahari Ranch Remix) (Select-a-Vision Records 2020) Jun16

BRIGITTE HANDLEY: After Dark/Lament of a Lost Soul (Matahari Ranch Remix) (Select-a-Vision Records 2020)...

Nuevo single de nuestra australiana favorita: Brigitte Handley. Tras lanzar After Dark en octubre del pasado año (y presentarlo por Europa en una gira que lamentablemente interrumpió la COVID 19 y que esperamos que se reanude lo antes posible- aunque sí que la diosa Fortuna nos dejó disfrutar en España-), de manera digital, hubo que esperar hasta hace unos meses para escuchar su otra cara, el Matahari Ranch Remix de Lament of a Lost Soul. LoLS ya apareció en versión eléctrica con sus compañeras de The Dark Shadows (en aquel lejano Stand Off y en Darkness Calls) y en versión acústica y “solitaria” en The Edge of Silence.       Recientemente ha sido lanzado en 7” picture disc, edición limitada a 100 copias y es la edición de la que hablaremos a continuación. After Dark tiene un cierto sabor a los primeros trabajos de la Handley, aires a todas esas influencias del r’n’r clasicote, envueltos en la bruma de una atmósfera ciertamente oscura y melancólica. Los efectos de la Gretsch brillan especialmente en la creación de esos ambientes, cercanos a ratos a las pelis de miedo clásico. La enérgica voz de Brigitte, subrayada en el ritmo marcado y en las melodías brillantes de, de nuevo, la guitarra, terminan por dar forma a una canción pegajosa en el mejor de los sentidos, de esas que te quedas tarareando un rato largo después de escucharla. Lament of a Lost Soul era, en origen, una preciosa canción apoyada en la guitarra acústica. Esa belleza sencilla y al mismo tiempo llena de matices, recibió un cierto pulido en la versión de The Edge of Silence, que la hacía relumbrar con una fuerza especial. En este remix, lleno de electrónica elegante y atmosférica (en un sentido completamente opuesto...

RADAR MEN FROM THE MOON: The Bestial Light (FuzzClub Records 2020) May06

RADAR MEN FROM THE MOON: The Bestial Light (FuzzClub Records 2020)...

Los holandeses Radar Men From The Moon (en adelante RMFTM) lanzan ahora en mayo su sexto álbum en el sello británico FuzzClub Records, responsable también de los cinco lanzamientos anteriores. Cabe decir, para empezar, que por si no los has escuchado nunca, están bastante lejos del gothic rock habitual (aunque por descontado no de forma exclusiva, ni por asomo) del que solemos hablar en esta páginas. Independientemente de esto, bastante secundario, el combo neerlandés se maneja entre una serie de tejidos sonoros que no por estar alejado del canon gótico resultan menos oscuros. Son, como sucede con gran parte del catálogo de FuzzClub, difíciles de etiquetar. A ratos algo sicodélicos, a ratos rozando el shoegaze, a ratos post punks, a ratos… lo que les va viniendo en gana, vamos. El ahora sexteto recuerda en ocasiones a un extraño cruce entre unos primerísimos Swans con los Einstürzende Neubauten menos experimentales. Todo ello aliñado con un toque loco a lo Birthday Party. Si tenemos en cuenta que los tres “referentes” citados son bastante inclasificables, poco más que añadir, señora. The Bestial Light está lleno de temas largos, densos, oscuros, guitarreros. Temas basados fundamentalmente en las guitarras de Glenn Peeters y Bram van Zuijlen, aunque la presencia del saxo de Harm Neidig (uno de los recién llegados al grupo) y su voz desquiciada tienen un peso muy importante. La sección rítmica, a cargo de Tony Lathouwers (batería), Titus Verkuijlen (bajo) y, el también recién llegado, Joep Schmitz (batería) es la responsable del tremendo empaque de la mayoría de las canciones y, en ocasiones (me viene a la cabeza la percusión afterpunk ochentera de Pleasure), bastante protagonista. Las letras, profundas, curradas y cultas, con referencias constantes al existencialismo y la influencia de personajes como el ocultista Austin Osman...

THEN COMES SILENCE: Machine (Oblivion/SPV 2020) Mar12

THEN COMES SILENCE: Machine (Oblivion/SPV 2020)...

Then Comes Silence es una de esas bandas imposibles de etiquetar. Se parecen a muchas cosas pero en realidad, no se parecen a ninguna. Tal vez una cosa sea consecuencia de la otra. Se mueven (perfectamente además) en ese limbo existente entre el rock oscuro, el post punk, el gothic rock, la darkwave, el deathrock incluso… Con influencias muy diversas además, aparentemente alejadas de todo esto: gotas de psicodelia, shoegaze… Es como si fueran alquimistas y hubieran destilado y extraído lo oscuro de todos estos estilos y lo hubieran acrisolado hasta obtener la esencia de Then Comes Silence, su propia piedra filosofal. Llevan desde 2012 con esa labor de aquilatado y, a mi juicio, en este Machine han terminado de pulirla. Machine, quinto trabajo del combo, presenta además la novedad de nuestro querido Hugo Zombie (Los Carniceros del Norte, Naughty Zombies, etc) a las guitarras acompañando en este viaje a Alex Svenson (voz y bajo), Jonas Fransson (batería) y Mattias Ruejas Jonson (guitarras), sospechosos habituales desde hace bastantes años. El disco, editado por Oblivion y distribuido por SPV, está prensado en vinilo y CD (edición que comentamos). Se compone de once canciones que tienen en común, entre otros detalles que trataremos de desgranar, a la muerte, como musa principal. La primera de ellas, primer single también, We Lose The Night, es TCS por los cuatro costados. Desde el comienzo con la progresiva incorporación de instrumentos, el ritmo post punk, la densidad oscura, la voz reverberada… De esas canciones que según las escuchas por primera vez sabes perfectamente a quien pertenece. Un perfecto aperitivo en su día y una perfecta toma de contacto con Machine, ya con el disco en la mano. Devil es el segundo corte. Distintos aires para un tema dominado por el...