SHE PLEASURES HERSELF + DRAB MAJESTY, 12 de mayo de 2017, Sala Fun House, Madrid...

Noche de Viernes. Sala Fun House en pleno Chamberí. Las fiestas de San Isidro, casi de fondo en el barrio castizo. Pero un puñado de irreductibles galos siniestros, obviando chotises, chulapos, rosquillas, etc., descartó los planes municipales – numerosísimos este año – y decidió inundar sus sentidos con sonidos alejados del paradigma habitual. All Waves programaba en la calle Palafox dos bandas tremendamente diferentes en todo y a la vez parecidas en la intención: la de satisfacer exigentes paladares de lo oscuro. Los portugueses She Pleasures Herself actuarían primero. Los usamericanos Drab Majesty cerrarían el concierto. Veremos cómo. She Pleasures Herself, en formato trío con teclado y guitarra de la mano de David Francisco, Nuno Varudo cantando y el otro Nuno del grupo, y el otro Francisco, a la batería electrónica. El bajo, en esta ocasión al menos, iba grabado junto con alguna que otra programación. El pequeño tamaño de la sala y la lateral disposición de la pantalla impidió el uso de los visuales habituales en los conciertos del grupo, algo que a lo mejor ellos echaron de menos, yo no. El único disco (hasta la fecha) de la banda, el estupendo Fetish, me había gustado bastante así que esperaba con cierta impaciencia el desarrollo de esas canciones sobre el escenario. Vestidos para la ocasión (cueros, plumas, toques de estética fetichista y sadomaso) salieron dispuestos a ganarse a un público que, al parecer, tenían más interés en los de la majestad apagada, que le vamos a hacer. SPH practican una especie de postpunk mezclado con mil cosas que los hace originales a la vez que perfectamente reconocibles. Tienen un puñado de canciones más que destacables por lo que a poco que acompañara el sonido, todo tenía pinta de ir a salir bien. David...

SOVIET SOVIET + SOMOS LA HERENCIA, 19 de abril de 2017, Sala Rock Ola, Madrid...

Nunca conocí la antigua RockOla. Cuando estaba abierta era demasiado joven, claro, pero además me enteré de que había existido unos cuantos años después de que cerrara en el 85. Por tanto, cuando Miss Crittershire comentó en el programa (ese que hacemos todas las semanas desde hace dos años y medio) que el concierto de Soviet Soviet y Somos la Herencia sería en el “nuevo” RockOla, me ahorré el sentir nostalgia. Solo deseé que sonara mejor que como se decía que lo hacía la antigua.   El caso es que llegó el miércoles 19 de abril. Una fecha marcada por mí en el calendario largo tiempo atrás. No había conseguido, lamentablemente, ver todavía en directo a Somos la Herencia y los trasalpinos Soviet Soviet llevaban sonando de manera casi continua en casa desde sus primeros EPs. Dos razones más que suficientes. Añádele que los promotores eran All Waves… Pues eso, que me apetecía mucho el evento. Empezó a la hora prevista. Los Te Amo de Signos de Alguien (de su último EP, Zigurat) sirvieron para abrir boca. El cuarteto madrileño empezaba a demostrar, desde este primer tema, que posiblemente el abrir para otros grupos (en el pasado Zola Jesus, The KVB…) se les ha quedado ya pequeño. Las atmósferas que crean teclado y guitarra y la contundencia rítmica de bajo y batería, junto con la peculiar voz de Gonso, construyen canciones llenas de matices. La sincopada y joydivisionera Revisión de la Materia o la también ochentera (una de mis favoritas) Calígula, insisten en las sensaciones apuntadas. El directo además suena razonablemente bien dada la acústica de la sala y mi distancia al escenario. Las letras, uno de los puntos fuertes, a mi entender, de la banda, se entienden también. Por lo menos habiendo escuchado...

WINTER SEVERITY INDEX + MUERTE MORTAL, 3 de marzo de 2017, Sala Wurlitzer Ballroom, Madrid...

Por alguna razón que no logro comprender tengo un extraño imán para que en TODOS los conciertos a los que asisto, se me termine acoplando el elemento más freak, más pesado, más raruno o, normalmente, alguna combinación de dichos elementos en porcentajes variados. Puede que el que sea habitual en mí intentar disfrutarlos desde las primeras filas influya. Puede que sea mi imponente presencia e indiscutible atractivo. Al menos para estos con frecuencia infraseres. Puede que sea la colonia. O el karma. O Saturno en la segunda casa. O qué sé yo. El caso es que esta circunstancia es mucho más frecuente de lo que la estadística y el azar admiten. Y el caso es que otra vez, como tantas veces, esa presencia (y sus actos, claro, no era un ectoplasma) me sacó bastante del ambiente que Muerte Mortal se estaba trabajando canción a canción. Hasta el punto de que tocaron alguna canción que pasó para mí desapercibida. Pa haberlo matao, desde luego. Pero vamos un poco más atrás.   El evento planteado para el viernes 3 de marzo por la gente de Indypendientes (gracias Rafa) era más que atractivo: las italianas Winter Severity Index en su segunda visita a Madrid (la primera fue de la mano de De Profundis, a quienes creí ver por la sala pero no llegué a saludar siquiera) y, de aperitivo, Muerte Mortal, que en breve tendrán además nuevo disco. La sala, coquetona y recoleta (o pequeña y con solera, como prefieras), la céntrica “Wurli”, la Wurlitzer Ballroom de la calle Tres Cruces, en la misma Gran Vía. Bastante llena por cierto, aunque no tanto como para molestar, lo que también fue motivo de alegría. Todo apuntaba a plan perfecto, incluida la visita de varios amigos a los que...

LA BROMA NEGRA, 14 DE ENERO DE 2017, SALA MOBY DICK, MADRID...

Sábado 14 de Enero, Madrid. Noche que llevaban avisando que iba a hacer un frío del carajo toda la semana, incluso con amenaza de nieve. Joe, que guay, concierto de La Broma Negra y luego nevada a la salida, la noche iba a ser perfecta. Aviso desde ya que la objetividad va a brillar por su ausencia porque soy súper fan del grupo, tanto, que la noche fue insuperable pese a que no nevó.   No sé si empezaron puntuales porque el pre concierto estuvo lleno de risas y chorradas, y aunque llegamos hora y media antes porque tenemos un grave problema de híper puntualidad, la espera se me hizo corta gracias a la compañía, así que no miré el reloj en ningún momento.   26 canciones, algo más de dos horas de concierto. Pero como siempre, si hubiesen tocado 30 más, se me seguiría haciendo corto.   Abrieron con Los Pies de los Santos el primer tema de Amigos, temo que ya no estemos en la Tierra, ya que como indicaron durante la promoción de estos meses el concierto iba a ser un repaso al disco nuevo y temas antiguos. A ver, ya habíamos asomado la cabeza al setlist y había soltado 26 “biiieeenn” al leer los títulos, pero a algunos les tengo más cariñito, como a Sonetos, que entra en mi top tres porque me parece una pedazo de canción que debería incluso de enseñarse en los colegios para estudiar a Shakespeare.   La enfermedad del beso dio la paso a Su decisión mi capitán, que sirvió para que ya el concierto tuviese un ambiente de comodidad y disfrute que se notó en el escenario y en el público. Continuaron con Tos de medianoche, con ese “primero me pudriste y me mataste...

SLIM CESSNA´S AUTO CLUB, 06 de octubre de 2016, Sala El Sol, Madrid...

“Los diez mandamientos según S.C.A.C.”. No es ni más ni menos que el título del nuevo disco que nos venían a presentar esta vez los locos de Denver. Es su cuarta vez en Madrid, un periplo que comenzó con un sorprendente concierto para cuatro gatos q ue nos habíamos congregado en el madrileño Círculo de bellas Artes y que aún seguimos atesorando en nuestras mentes y corazones, mientras seguimos escuchando todo aquel material que nos compramos, tanto de S.C.A.C. como de todos y cada uno de los grupos paralelos de sus miembros por separado. Algunos años después regresan a Madrid, ahora que, por suerte para ellos, el Country alternativo, o Gothic Americana, como prefiráis, está mucho más de moda gracias a los sempiternos y adorados Woven Hand. Pero la verdad es que nos da igual, confiar en un público volátil nunca ha sido buen negocio para los grupos, cuyo éxito mayormente se basa en acumular una base leal de fans que no se van a perder una, aunque sea jueves y esto no venga bien a todo el mundo, pero eso también nos da igual. Con una entrada algo menos generosa que la registrada en el mismo recinto hace un tiempo (además también era jueves creo recordar), seguramente debido a ese público volátil del que os hablaba antes, y es que hay mucho hipster que ya se ha afeitado, o se ha cansado de la lucha por estar en la cima de la moda alternativa de la calle Fuencarral, pero eso no tenía ahora la más mínima importancia. Por fortuna, el público no dejaba de ser el que siempre tuvieron, eminentemente rockero, de todas las vertientes y colores, lo cual, sinceramente, es de agradecer. Bastante puntuales a la cita, comenzó el concierto con el...

THE MISSION + THE AWAKENING, 14 de octubre de 2016, SALA BUT, MADRID...

Reconciliación, bueno, mejor Rec-on-ciliaci-on, sería la palabra que mejor resumiría la sensación que me invadió cuando finalizó la actuación en la Sala But de Madrid de los británicos The Mission. Nunca había podido disfrutar en directo del grupo (pese a ser uno de mis preferidos desde finales de los ochenta) y me acerqué a la sala con más miedo que otra cosa. Pero esto sería más tarde. Antes de esa sensación, antes de ese pensamiento, hubo otros.     Era una noche, tarde noche casi, de nuncas. Nunca había visto a los Mission, nunca había visto a The Awakening, nunca había estado en la sala But… a las siete y media se abrían las puertas y a las ocho estaba previsto que empezara todo. Y así fue. Entre humo (no demasiado, no molestaba) apareció Mr. Ashton Nyte acompañado de banda. Guitarrista, bajista y batería. Antes de la salida especulábamos con la idea de que apareciera en solitario y la dificultad de llenar el escenario de esa forma. Nada más lejos.     La banda del sudafricano Nyte calentó de forma notable el ambiente, gélido al principio (poquísima gente cuando empezó el show) y bastante caldeadito ya al final. Repasaron su abundante discografía con una actuación que rozó los tres cuartos de hora y a la que, desde luego, pocos peros se le pueden poner. Razors Burn, Descent, Indian Summer Rain, Maree, The Dark Romantics o la peculiar versión del Sound Of Silence de Simon y Garfunkel dejaron un gran sabor de boca a quien esto escribe. Pese al endurecido guitarreo y a la pérdida del matiz electrónico (respecto de las versiones en estudio). A la gente también debió gustarle porque vi a un montón de personas comprando discos del grupo en el puesto de...

La Broma Negra, 18 de junio de 2016, Sala Siroco, Madrid...

“Este lo reseñas tú” . Normalmente cuando me imponen algo refunfuño ya por el hecho de la imposición, pero creo que siempre le agradeceré a Avatar que me obligara (no es por hacer sangre, pero me obligó) a escribir la reseña de Amigos, temo que ya no estamos en la Tierra, el último disco editado de La Broma Negra. Desde ese momento, este y sus otros discos se convirtieron en imprescindibles en los diferentes reproductores que pululan por mi casa y coche. Me dio mucha rabia no poder asistir a la entrevista que les hicimos en el podcast, porque me lo pasé de muerte escuchándoles. Me gusta la música y encima me caen simpáticos (alguien a quién le gusta Patrick Wolf y Vainica Doble tiene un sitio en mi corazón, aunque sea una mezcla explosiva) por lo que, pese a que tengo la espalda hecha polvo e ir de concierto me mata, tenía que ir al concierto que dieron anoche en la Sala Siroco de Madrid sí o sí. La Broma Negra bien vale un domingo de ibuprofenos.   A las 22 horas salieron al escenario David, Alex, Laura y Carlos vestidos dentro de la teatralidad que acompaña a sus canciones, y que a mi personalmente me encantó. En especial el cómodo tocado de Laura, jajaja. No os voy a decir cómo iban vestidos, haber ido (bueno, vale, ya los veréis en las fotos). El Buen Amor comenzó el concierto, que quitando las tres primeras canciones que sonaron un poco altas, tuvo un sonido estupendo. Soy pro percusión a tope, así que Laura y sus apasionados tambores (se le ve que se lo pasa bien tocando, me encantaste, tía) me parecieron una acertada incorporación.   Despierta la guardia, perteneciente al último disco, continuó. He...

LAS NOVIAS, 16 de abril de 2016, Sala Changó, Madrid...

Llegó el día. Dieciséis de abril. Madrid. Las Novias actúan y grabarán un DVD (su primera grabación en directo, su primer DVD, chispas). Lo ha preparado todo Melodías de Sombras. Sala Cats. No. Sala Changó, lluvia en la calle, sábado por la tarde. Sed puntuales. Sed puntuales. Sed puntuales.   20:00. Largas colas en la entrada. El que será respetable en breve, se refugia de la lluvia. El bar de enfrente de la sala, lleno. Largos se hacen los minutos. Largo tiempo esperando. ¿Serán puntuales? Seguro que SON puntuales.   20:35. Niebla en el escenario. La gente, grita. La gente, espera. La gente, habla. Y compran camisetas. También algunos discos. Sigo esperando que reediten Ego o que lo encuentre en algún lado de segunda mano a un precio razonable. Eso me pasa por fiarme de los mexicanos.   20:45. Aún nada. Pero espera. Sí, ya salen. Pedro García a nuestra izquierda, Oskar Díez a la derecha, Germán Arenaz lógicamente atrás y Toño Leza al frente. El reparto habitual en las posiciones habituales. Primeros acordes, primeros gritos. Robar el Cielo.   Medios tiempos para empezar. Sueños En Blanco y Negro, un disco que ha envejecido fenomenal, cosa rara en los hijos de los noventa. La sala está muy bien, el sonido también. Luces abundantes y mucho mucho humo/niebla. Bastante bien de público además. Todo empieza a anticipar uno de esos días a los que los maños nos han acostumbrado en los últimos casi treinta años, un concierto perfecto. No hay porque dudar y dudar y dudar de que hoy no sea como casi siempre. Paciencia. El guitarreo rozando el hard rock de Todo/Nada Sigue Igual. Rozándolo o dándole un puñetazo en el estómago. Algo así. Cierra tus ojos, dime qué ves. Veo con las retinas de...

ST VALENTINE’S NIGHT, 13 de febrero de 2016, Sala 16 Toneladas, Valencia...

La víspera del exprimido santo de los enamorados hubo una cita doble en Valencia para los amantes de los sonidos oscuros. Los organizadores de St Valentine’s Night apostaron por una oferta que pudiera atraer a un público amplio, y lo consiguieron aunando la actuación de Ceremonia, una leyenda de la escena siniestra valenciana, con el tributo a tres de los grupos británicos más reconocidos de la Darkwave.   La jugada salió bien y el público acudió en una afluencia más que respetable a 16 Toneladas (la misma sala donde actuaron Christian Death y Perralobo en noviembre de 2015). Es de suponer que el reclamo principal lo constituían las versiones en directo de The Cure, Bauhaus y Siouxie and the Banshees. El caso es que, cuando salio el grupo tributo, la sala ya estaba llena y expectante.   Tributo a Bauhaus & The Cure (… y a Siouxie)   Curiosamente, los encargados de interpretar las versiones no utilizaron ningún nombre para el evento que les identificase como banda (aunque el mismo grupo ha actuado anteriormente como Only For Artists). Dicha formación contó con dos integrantes de Ceremonia: Adolfo Barberá (guitarrista) y Salva Ortiz (batería). Entre atrezo de telarañas, cadenas y calaveras de Halloween empezaron con una introducción a base de un monólogo sampleado de película, enlazando con las primeras notas de A Forest. Supieron llamar la atención del público, y esa fue la tónica que siguieron en la mayor parte del tributo: temas conocidos de las tres bandas, dejando de lado aquellos que no pudieran ser reconocidos y disfrutados por todos los asistentes.   1. Tributo: Intro + A Forest.   La pericia de los músicos interpretando las versiones estuvo fuera de toda duda, consiguiendo crear el ambiente adecuado para que la gente lograra sumergirse en los...

PRONOISE, 5 de enero de 2016, Sala Guernica Playa, Valencia...

Pronoise se estrenaron con su concierto oficial de presentación de su segundo álbum la pasada víspera de Reyes en Valencia. Aunque estos perpetradores de un estilo híbrido entre el Industrial y el Post Punk tienen su origen en los 90 (publicaron su primer álbum Low Light Vision en 1998), en mayo del año pasado publicaron su segundo álbum The Border Crossing. Podéis leer nuestra reseña de éste álbum, y visitar el sitio web de Pronoise para conocer más sobre ellos. Bajo el nombre de Reyes Bastardos del Post-Punk, la cita nos emplazaba en Guernica Playa, un disco-pub cerca de la playa de la Malvarrosa. Aunque la apertura de puertas era muy temprana, el público estaba resabiado y llegó poco a poco. Para calentar motores empezó DJ Pincho, poniendo una buena selección de Industrial y EBM antiguo con regusto al sello Wax Trax. Alguno de los DJs que pupulaban entre el público se le acercó para preguntar acerca de los temas (recuerdo haber visto de pasada el recopilatorio en vinilo Metal Dance de Trevor Jackson). ­El grupo se presentó en el escenario (sin tarima, a lo punky) con atuendos sobrios, con ropa casual y de negro. Fête Triste llevaba una camiseta de Pronoise y Nacho Artax fue el único con un poco de maquillaje, en forma de barra horizontal negra en un previsible guiño al personaje de Pris en Blade Runner. Como corresponde a este tipo de grupos que combinan elementos de Electrónica y Rock, acompañando a los instrumentos clásicos dispusieron una mesa con teclado MIDI, ordenador y un rack donde se conectaban todos los canales. Acompañándoles en la trastienda estaba Emedemac Vj, un Video Jockey que estuvo mezclando y lanzando imágenes, vídeos y efectos en el proyector tras el grupo. Una buena idea que ayudó a afianzar el ambiente que querían...