DEAR DEER: Chew Chew (Swissdarknights/Manic Depression 2018) Oct26

DEAR DEER: Chew Chew (Swissdarknights/Manic Depression 2018)...

Han vuelto a hacerlo. La unión artística de Federico Iovino (también en Popoi Sdioh, antaño en Land Of Passion) y Claudine Sabatel (Cheshire Cat The Bouncing) – Dear Deer – presentan ahora con Swiss Dark Nights (aunque Manic Depression se encarga de nuevo del vinilo) su segundo largo, Chew Chew. Resistiré, creo, la tentación de hacer chistecitos con el nombre. O quizá no, pues este es un disco de esos que llevaba tiempo queriendo llevarme a la boca. Un disco, además, para masticar y saborear lentamente. Vamos al lío. Nueve canciones, nueve, en las que podemos volver a encontrar las características más habituales en el dúo: afiladas guitarras por parte de Iovino, contundentes bajos a cargo de Sabatel, esa forma realmente teatral de cantar de ambos… En esta ocasión aliñado todo con más electrónica y una clara intención de llegar a un resultado más bailable. Dentro de su estilo, que tampoco es que se hayan pasado a la EBM, ni de lejos.   Nadia Comaneci, primer corte, samplea (creo) a la propia gimnasta rumana (para millenials, la primera mujer en conseguir un 10 olímpico en un ejercicio de gimnasia deportiva, allá por 1976, antes de ayer, vamos) y va desarrollando mediante repeticiones y loops, combinando perfectamente las dos voces, un tema más que destacable. Dogflight también juega con loops y ritmos machacones (en el mejor de los sentidos). Recuerda vagamente al There’s Only One de Tones on Tail, especialmente en el ritmo. Los juegos vocales histriónicos, hacen el resto.   Jog Chat Work & Gula-Gula es el peculiar nombre del tercer corte. En él se van superponiendo capas y capas de sonido, por encima de las cuales cantan (y chillan y retuercen las gargantas) Mr. Federico y Mademoiselle Claudine). El resultado es una de esas piezas que apetece ponerse una y...

SILENTWAYS: Silentways (SwissDarkNights 2016) Oct06

SILENTWAYS: Silentways (SwissDarkNights 2016)...

Silentways son una banda italiana de darkwave formada en Nápoles en el 2014, por Annallisa Lynch a las voces, Davide Fusco a la batería (batería también de la banda de shoegaze Stella Diana), Roberto Esposito a la guitarra, Nino Candia al bajo y Francesco Candia a la guitarra,  Davide, Francisco y Nino provienen de la banda de darkwave The Trees, activa en los 90,  Annallisa Lynch y Roberto son miembros de la banda experimental de culto The End of Tapes, durante el 2014 se unen los cinco músicos y empiezan este nuevo proyecto. Debutan con este trabajo de título homónimo en formato CD, limitado a 500 copias que se compone de 11 canciones de claro corte dreampop con influencias del postpunk más etéreo de los primeros 80, con claras influencias de los primeros Cure  o de Cocteau Twins,  nombres que te vienen a la cabeza cuando escuchas este disco, y que hará las delicias de los amantes de estos sonidos y de las voces heavenly voices, a destacar la magnífica voz de Annallisa. Desde el primer tema, Undercurrent, nos sumergen en el mejor dreampop, con el toque heavenly voices que le da la voz de la cantante Annalisa Lynch. Con Rainfall, que tiene un sonido más gothic rock, con ese bajo característico del postpunk y unas guitarras atmosféricas en la línea dreampop/darkwave que caracteriza todo el álbum, las guitarras me traen a la mente a los Faith and the Muse más atmosféricos. Absence recuerda al sonido de la mejor new wave ochentera… la verdad que me es difícil destacar unos temas sobre otros ya que siguen todos una línea muy parecida. Dissolve, uno de los que más me han gustado, me traen a la memoria a los Cranes más poperos…. Comfortzone con un sonido más minimalista...

DEAR DEER: Oh My (SwissDarkNights 2016) Oct06

DEAR DEER: Oh My (SwissDarkNights 2016)...

Dear Deer (aunque los fieles lectores de laletra y los escuchantes del programa los conocéis de sobra) son el resultado de la unión artística de Federico Iovino (también en Popoi Sdioh, antaño en Land Of Passion) y Claudine Sabatel (Cheshire Cat The Bouncing) y presentan ahora con Swiss Dark Nights (aunque Manic Depression se encarga del vinilo) su primer trabajo, Oh My. Podéis haceros con él desde el 1 de octubre, tanto en edición digital, como en vinilo o CD. En general, Dear Deer combinan perfectamente los sonidos habituales de sus otros proyectos, pudiendo encontrar sin dificultad en los diez temas de Oh My, lugares comunes tanto con Popoi Sdioh como con Cheshire Cat The Bouncing. Las habitualmente afiladas guitarras de Iovino, los contundentes bajos de Sabatel, las maneras teatralizadas de cantar de ambos… todo está por aquí. Cosa lógica por otro lado. Entonces, ¿por qué crear un nuevo proyecto si los gustos e influencias de ambos ya supuran en sus paralelos grupos? Pues quizá porque Dear Deer ocupa un estratégico y equidistante lugar entre ambos: más elaborado en su sonido (con más instrumentación también) que el dúo del gato; más directo y menos “experimental” que los de los cuatro popois. Quizá porque hay que dar rienda suelta a todo lo artístico que se lleva dentro y sus otros proyectos no lo permiten. O tal vez simplemente por el placer de trabajar juntos. La razón la verdad es que da poco más o menos lo mismo.   Y da lo mismo porque desde Snail, corte que abre el disco, te das cuenta de que buscar razones está de más. Ya en esa especie de intro de sabor añejo se percibe que Oh My no es un disco como los demás. Los juegos vocales, histriónicos y teatrales,...

THE INSIGHT: White Noise (Swissdarknights 2015) Feb24

THE INSIGHT: White Noise (Swissdarknights 2015)...

  Da gusto cuando te dan a conocer bandas nuevas. Es un inmenso placer (por lo menos para mí) cuando gente cercana te presenta grupos que acaban de salir o que recientemente han presentado un nuevo trabajo o lo que sea. Es, ciertamente, una de las mejores cosas que nos pueden suceder a los que amamos la música por encima de cualquier otra disciplina artística. La sensación de estar descubriendo algo novedoso (para ti en ese momento, seguro), el comenzar a escucharlo, las dudas sobre si el gusto de tu cicerone auditivo coincidirá con el tuyo y, finalmente, la constatación de que es así, de que ese amigo estaba en lo cierto. Es un goce también, aunque un poco en menor medida, cuando el que hace las “presentaciones” no es alguien tan directamente conocido, cuando es un sello o el propio grupo el que te presenta algo que no sabías que existía, un grupo o un disco en cuya existencia no habías reparado, por la razón que fuera. Por más rabia que dé cuando te enteras de que “tenías que haberlos conocido antes”. Los franceses (de Rennes) The Insight no acaban de llegar precisamente al panorama oscuro internacional. White Noise es de hecho su tercer disco tras Hidden Things (2007) e Into The Fall (2000). Quince años que si bien han dado para pocos discos, francamente, han conseguido acrisolar un sonido propio y tremendamente efectivo. Un sonido que bebe de las fuentes habituales del postpunk y la darkwave fundamentalmente ochentera, pero que partiendo de esos lugares comunes, ha ido evolucionando a, como digo, una forma de hacer bastante personal y original. Algo que no es precisamente muy habitual en estos tiempos que corren. Y resulta que yo no tenía ni idea de quienes eran...

YABANCI: Chaoss EP (SwissDarkNights 2015) Sep24

YABANCI: Chaoss EP (SwissDarkNights 2015)...

  En estos tiempos de ”bonanza” musical, en estos días en los que un sinfín de bandas se esfuerzan por abrirse camino, con mayor o menor fortuna, en estos años “dorados” se hace complicado muchas veces separar el grano de la paja; extraer en definitiva los proyectos que realmente merecen la pena de entre un sin número de otros que no dejan de ser malas copias (en muchas ocasiones bienintencionadas) de otros más que oídos. Es difícil digo, pero no imposible. Y uno de los pocos objetivos que tenemos desde estas líneas es precisamente contribuir desde la modestia a ese filtrado. A través de recomendaciones, de apoyo, de hablar de estos o aquellos, de pincharlos en el podcast o en la radio, de, en definitiva, aprovechar nuestra privilegiada posición (ja, ja y más ja) para de alguna manera intentar facilitar al lector la búsqueda. Obviamente no siempre lo conseguimos, pero creednos que es nuestra única intención. Aparte de disfrutar nosotros claro.   Digo todo esto porque tras los estupendos Birth y Grimorium, los italosuizos Yabanci lanzan el 25 de septiembre (Sacrosanct, es el festival escogido para presentarlo) su nuevo EP: Chaoss. Siete canciones, veinticinco minutos largos, de buen gótico de ese que bebe de los clásicos sin perder de vista ni el tiempo ni los sonidos actuales. Siete temas donde el trío da de nuevo rienda suelta a sus habituales planteamientos musicales: guitarras afiladas, teclados, caja de ritmos, voz femenina grave y con reverberación. Se les ha criticado, me consta, un supuesto parecido con Siouxsie en las voces y con los Nephilim, benditos sean, en guitarras e influencias esotéricas. Se les ha acusado fundamentalmente porque es gratis, ya que andan lo bastante lejos de una y de los otros y son lo bastante personales...

GEOMETRIC VISION: Virtual Analog Tears (SwissDarkNights 2015)...

For some time, Italy has become a swarm of new dark bands, you could almost say that two of every three bands that emerge (and there are a lot lately) come from this country. Specially when talking about minor genres like coldwave, afterpunk, and in general, the 80’s revival. It could be the climate or the water or who can say, but they’re welcome. Mostly because the average level is very high, I don’t know if there are a lot more bands underneath them, but they don’t arrive to me… The italian trio Geometric Vision gave us a pleasant surprise two years ago with their debut, Dream. Then we mentioned that it was some of those bands that had the weird (because of it not being very common) quality of carrying you to other worlds, other times, other atmospheres. I really wanted to check if in the second CD (so difficult, so many times) they were able to keep doing it. And, of course, they were capable of maintaining a very high level, an horizon of insulting creativity, a breaking resounding landscape with mature origin. With class, style and savoir faire. In summary, they were able to repeat the strike they made with Dream. They’ll play again in SwissDarkNights, which is a guarantee, at least in part.   Black Heaven gets back the 80’s atmosphere since the beginning, in the sound and the structure. Deep basses, keyboards and effects, clear and blurry guitars, the voice reminds us of the first The Cure (for example). The elements and features existing in Dreams, repeat the beginning of this album. However, an evolution can be appreciated, the aim of taking those influences beyond. They carry the 80’s style without forgeting that thirty years have passed since then....

GEOMETRIC VISION: Virtual Analog Tears (SwissDarkNights 2015) May03

GEOMETRIC VISION: Virtual Analog Tears (SwissDarkNights 2015)...

Italia se ha convertido de un tiempo a esta parte en un auténtico hervidero de nuevos grupos oscuros, casi se podría decir que dos de cada tres bandas de las que surgen nuevas (y últimamente son muchas en general) vienen del país trasalpino. Especialmente en subgéneros como la coldwave, el afterpunk y, en general, el revival ochentero bien hecho. Será el clima o el agua o que sé yo, pero bienvenido sea desde luego. Sobre todo porque el nivel medio es bastante alto, ignoro si hay muchos grupos por debajo, pero desde luego a mí no me llegan… El trio italiano Geometric Vision nos sorprendió muy gratamente hace ya dos años con su debut, Dream. Entonces comentamos que era uno de esos grupos que tenían la extraña (por no ser demasiado frecuente) cualidad de transportarte a otros mundos, a otras épocas, a otros ambientes. Tenía muchas ganas de comprobar si en el segundo CD (tan difícil, tantas veces) eran capaces de continuar haciéndolo. Y, claro, si eran capaces de mantener un nivel altísimo, un horizonte de insultante creatividad, un paisaje sonoro de tremenda actualidad con añejo origen. Con clase, estilo y savoir faire. En resumen, si eran capaces de repetir el tiro, el puñetazo en la mesa (y en la boca del estómago) que fue Dream. Repiten en SwissDarkNights, lo que también es una garantía, al menos en cierto modo.   Black Heaven recupera (de nuevo) el aire ochentero ya desde el inicio, tanto en el sonido como en la propia estructura del tema. Profundos bajos, teclados y efectos, guitarras tan cristalinas como difuminadas, voces con reminiscencias de esos primeros Cure (por ejemplo). Elementos y características ya presentes en Dream, repiten en este inicio de álbum. No obstante, se aprecia una cierta evolución, una...

THE RIP: The Rip (SwissDarkNights 2014) Dic27

THE RIP: The Rip (SwissDarkNights 2014)...

Llevamos ya unos añitos con un cierto revival de estilos que fueron importantes (dentro de la música oscura) hace un tiempo. Así, proliferan grupos haciendo un remedo más o menos sonrojante del pop oscuro ochentero (con Echo & The Bunnymen o The Chameleons a la cabeza), otros se dedican con mayor o menor fortuna a fusilar la coldwave, especialmente la francesa, los hay que se atreven a resucitar el gótico de guitarras de los noventa… Dentro de todos estos, obviamente, los hay que lo hacen bien, que asimilan esas influencias y las digieren y escupen con creatividad propia y otros que no, que se limitan a copiar sin vergüenza alguna. Los segundos solemos obviarlos en estas letras, de los primeros hemos intentado dar muestra en varias ocasiones últimamente. Digo todo esto porque lo primero que me vino a la cabeza con estos The Rip, es que tenía que rápidamente decidir a cuál de los dos grupos pertenecían, si a los influenciados que consiguen trascender éstas y sonar creativos o a los copiadores sin escrúpulos. Y el caso es que después de escuchar atentamente y varias veces el disco, he llegado a la conclusión de que realmente no puedo meter a The Rip en ninguno de los dos subconjuntos.   El dúo italiano (Tommaso Meneghello, también en nuestros queridos And We Were Shadows y Michelangelo Rossato) debuta con un disco homónimo que bebe de tantos sonidos que termina por no parecerse del todo a ninguno. En The Rip hay pinceladas afterpunk, hay pop oscuro (del citado), hay coldwave, hay siniestrismo ochentero, hay teclados, hay toques góticos, hay alguna canción con aroma deathrock… en fin, hay de todo. Lo mejor de todo es que esa mezcla está muy bien llevada, muy bien ensamblada, el disco huele...

BECUZZI – LYKE WAKE – NOISEDELIK – SSHE RETINA STIMULANTS – UNCODIFIED: Poisonous, Black & White Iridescence Across Dangerously Amorphous Urban Landscapes (SwissDarkNights 2014) Dic11

BECUZZI – LYKE WAKE – NOISEDELIK – SSHE RETINA STIMULANTS – UNCODIFIED: Poisonous, Black & White Iridescence Across Dangerously Amorphous...

Este disco de título breve y conciso (ja) es una especie de trabajo comunitario entre los cinco proyectos del encabezamiento. Son, a priori, los mayores representantes del dark ambient italiano y aquí unen sus fuerzas para demostrarlo. No es un recopilatorio, los cinco tipos han tocado en cada canción, es un trabajo colectivo. Cinco cortes (y un breve bonus de un minutillo al final) bastante uniformes en cuanto a sonido y planteamientos. Cinco piezas largas, de entre siete y nueve minutos cada una, que tratan de ambientar esos pasajes (y paisajes) sonoros que suelen ser la norma habitual en el género. Lo consiguen ciertamente. Stranger In My Mirror es un tema oscuro, atmosférico, que imprime al oyente un cierto desasosiego tranquilo, una especie de peligro medido y al mismo tiempo inédito sobrevuela toda la canción, no sabes dónde está, lo que es peor, no sabes a ciencia cierta SI está. Como ese extraño en el espejo del título. Teclados ominosos, campanas, sonidos espaciales, experimentos variados que tejen un cierto tapiz onírico sobre el que se apoyan un sinfín de otros matices, algunos más evidentes que otros, algunos más puntiagudos. La mezcla de elementos electrónicos y orgánicos, de acústica y electricidad, proporciona el necesario sustrato para desarrollar esta pieza serena, de aire templado y experimental. Sub-Atomic Theologies And Daemonic Filaments redunda en lo experimental, en lo ambiental, en las texturas abstractas, en la exploración de la línea, finísima, que separa música y ruido, abstracción pura. Tal vez tenga un aire más íntimo, más introspectivo que el anterior, pero refleja aproximadamente lo mismo. Ese mundo interior expansivo y tantas veces apologético. Ese otro mundo exterior, agobiante muchas veces, aplastante incluso. Y la enormidad del espacio, lo infinito y el tacto aterciopelado de la noche más oscura....

ASH CODE: Oblivion (SwissDarkNights 2014) Dic03

ASH CODE: Oblivion (SwissDarkNights 2014)...

Electrónica, new wave, darkwave, post punk. Adjetivos que por sí mismos no significan gran cosa. Casillas, etiquetas, cajoncitos para poder meter a los grupos y sus discos, ayuda para los escribientes y pistas para escuchantes. Zarandajas variadas para llenar páginas y ordena estanterías. Lo que pasa es que por la propia idiosincrasia de las mismas, suelen quedarse cortas. Y en ocasiones, directamente saltan por los aires en cuanto te llevas a la oreja un CD. En el caso concreto que nos ocupa, cualquiera de las etiquetas mencionadas sería cierta. Y cualquiera podría ser falsa, o al menos incompleta, no podrías circunscribir a los italianos Ash Code en ninguna de ellas. Ni esforzándote. La combinación de influencias de Claudia, Adriano y Alessandro es tan diversa, tan amplia, que consiguen trascender cualquier intento de etiquetarlos. Y eso que realmente lo que hacen suena a conocido, no son radicalmente originales, no son drásticamente diferentes, no son tajantemente distintos a todo lo que hayas podido escuchar anteriormente. En absoluto. Pero sí son infinitamente mejores que la media, sí suenan lo bastante frescos, lo suficientemente modernos (sin romper con el pasado, saben dónde tienen sus raíces) como para llamar poderosamente la atención de quien esto escribe.El CD debut de los de Nápoles, lleva por nombre Oblivion. Diez canciones, no demasiado largas (en conjunto el disco no llega a los cuarenta minutos), diez canciones realmente impresionantes. Void es una corta intro pero que ya demuestra esa mezcla de la que hablaba: spoken words, ominosos teclados… Perfecta en su escasa pretensión. Waves with no Shores recuerda a los mejores ochenta. Bailable pero oscura al mismo tiempo. De esas con el estribillo en el teclado. La combinación de voces masculina-femenina le otorga un empaque especial y la hipnótica percusión hace el resto....