SONSOMBRE: A Funeral For The Sun (Post Gothic 2019) May22

SONSOMBRE: A Funeral For The Sun (Post Gothic 2019)...

Cuatro individuos para iniciar el germen del gothic rock. Tres para explorar órbitas cercanas a la Tierra, o para ponerse máscaras caprinas y atizar percusiones. Dos para dar cabida a una prole de gélidas bandas basadas en sintetizadores, con letras depresivas para góticos y modernos… ¿y uno? ¿se puede marcar diferencia con un proyecto unipersonal? Sonsombre es el proyecto personal de Brandon Pybus (Northern Virginia, EEUU), con la intención de recrear el sonido de Sisters of Mercy, Suspiria, Rosetta Stone, NFD y otras bandas de espíritu noventero. Brandon Pybus se encarga de todo el proceso de composición y grabación de los diferentes instrumentos, incluida su voz. Hay otros casos de propuestas similares, como Lockhowl (también en el sello Gothic Music, anterior encarnación de Post Gothic) o God’s Own Medicine. Si el primero muestra una tendencia hacia sonidos más metaleros y el segundo recuerda (calidad incluída) a una estrella de los 80 como The Mission, Sonsombre hace rememorar en A funeral for the Sun, efectívamente, un montón de diversos grupos de gothic rock y rock oscuro. El álbum empieza con Nocturnal, un tema que sirve de introducción y declaración de intenciones. En su primer minuto se presentan unos teclados que instintívamente recuerdan a Kiss, la intro de London After Midnight a su genial Shatter (All My Dead Friends). El recuerdo es un acto reflejo, no tanto porque sea una intro idéntica (el ritmo y los adornos cambian completamente, la atmósfera es oscura y clásica) como porque LAM ya están indefectíblemente inscritos en el ADN de la corriente gótica. Cuando se desvanecen los teclados, Nocturnal desemboca en una explosión de guitarras estridentes, bajo y batería que amplían la base de la intro; un poco después, la voz impostada y dramática de Brandon, escuela Eldritch, se presenta...

CULTURE KULTÜR: Humanity (Caustic Records 2019) May10

CULTURE KULTÜR: Humanity (Caustic Records 2019)...

Ya era hora. Ya era hora de que me pusiera con Humanity, el último disco de Culture Kultür. Ya era hora. Ya era hora diréis muchos, salió a primeros de año en Caustic Records. Pues sí, ya era hora, sí. Pero es que es un disco, para mí, tremendamente difícil de comentar. ¿Porque es un mal disco? En absoluto. ¿Porque lo voy a comentar por compromiso y así, mejor ni hacerlo? Pues tampoco. La cuestión, como suele ser casi siempre, es bastante más sencilla y al mismo tiempo, bastante más complicada. Y personal además. Os cuento.   Culture Kultür no deberían gustarme. No deberían gustarme nada de nada. Su mezcla de EBM clasicón, synthpop y darkwave (también de corte clásico) me echa para atrás muchas veces a la hora de acercarme a un sonido. Me he criado con los teclados depecheros, como muchos, pero eso solo ha servido, años mediante, a que me interesen DICHOS teclados depecheros. Y solo los anteriores (en general) a 1990. Por tanto, la preponderancia casi exclusiva de teclas, la ausencia de guitarras, los ritmos programados, etc, etc etc debería de descartar a Humanity (y por extensión a Culture Kultür) de mis altares. Como sucede exactamente con casi la totalidad de grupos que se mueven en parámetros similares. Sin embargo, no es así. Culture Kultür me gustan bastante, por resumirlo en una palabra y Humanity, sinceramente, me ha encantado. Por difícil de creer que parezca, que lo parece. No tengo ni la más remota idea de que es lo que hace este disco, este grupo, diferente a todo lo demás del género. Por eso decía al principio que me resultaba muy difícil comentar este disco. Llevo dándole vueltas desde la primera vez que escuché aquel Refugee que lanzaron como adelanto....

BROTHERHOOD: In the Violet Hour (Post Gothic 2019) Abr20

BROTHERHOOD: In the Violet Hour (Post Gothic 2019)...

Los que seáis fieles lectores de laletra (y/o seguidores del podcast), sabéis de la especial devoción que sentimos por cierto dúo sueco de fraternal nombre. Desde un ya lejano 2012 en el que osaron sacarse un discazo como aquel Turn the Gold to Chrome, han ido editando nuevos trabajos y sacando nuevas canciones que no han sido refrendado lo que pensaba de ellos hace siete años: combinan con sapiencia y soltura instrumental lo mejor del clasicismo siniestro, del de antes de popularizarse el término gótico, con el aire melancólico y elegante de los mejores Depeche Mode y en ocasiones con la frialdad del afterpunk más añejo. Esto, que no dejaban de ser más que unas cuarenta palabras que intentaban describir una sensación, una etiqueta, un simple intento de definición, han ido corroborándolo y sosteniéndolo durante estos años. Y esto es precisamente lo difícil. Cualquiera (es una forma de hablar) puede sacar un buen disco. Pero pocos, muy pocos, consiguen tener por un lado un sonido absolutamente personal y reconocible y, por otro, ir mejorando y evolucionando canción a canción, sin perder además un ápice de la esencia. En el caso concreto de este In the Violet Hour, es bastante (creo) absurdo desgranar tema a tema el disco. Los nueve cortes se mueven en parecidos derroteros. Gothic rock, darkwave, teclados bien entendidos, voces cuidadas, ritmos que exudan sabiduría, melodías tremendas y siempre por encima de lo demás… Recuerdan a todo sin parecerse a nada. Hay piezas más “bailables” (en pista sini se entiende) como Rain o Shadows (tema que ya conocíamos en otra versión ligeramente cambiada, pues salió como single hace un par de años), otras más “reflexivas” como Down o Voices… Aunque realmente todas pueden funcionar de una manera parecida, no hay grandes cambios...

FRANK THE BAPTIST: Road Omen (Alice In… 2019) Abr09

FRANK THE BAPTIST: Road Omen (Alice In… 2019)...

Si algo es complicado a día de hoy es sacar buen material en los tiempos que corren, en los que parece que las modas pasajeras y la falta de inspiración son la nota dominante en la mayoría de los casos, pero si encima le sumas a esto la capacidad de poseer un estilo propio, ya se convierte en una ardua tarea bastante compleja de ver en estos nuevos tiempos en los que las piezas del puzzle encajan con cada vez más dificultad. Tras cuatro discos, Frank the Baptist siguen teniendo la facilidad de ser reconocibles desde el primer acorde. Directamente, se podría decir que te pueden gustar o no gustar, pero personalidad tienen, y mucha. Siempre pensé que ellos podrían definir de motu proprio el sonido “steampunk”, más que gótico, debido a su sonido añejo, sus continuas y variadas referencias “vintage”, y su imagen de piano bar con olor a opio y a Bourbon. Tras las aventuras y desventuras de Frank, en el proyecto “crooner” Telegram Frank, y tras una larga temporada dedicado a otros menesteres, el capitán Frank ha vuelto a salir de la tripa de la ballena para arrojarnos este nuevo disco, llamado “Road Omen”, con nueva banda y con un buen soplo de brisa marina en forma de grandes canciones, de hecho las mejores de su carrera, y que mantienen impoluto el sello de la casa como si alguien dudase de que no iba a ser un auténtico lanzamiento de Frank the Baptist. El primer arponazo llega de la mano del primer sencillo “Second Halloween (you better run)», debidamente salpimentado con un sugerente vídeo en el que el mensaje mandado a la audiencia es bastante más sugerente de lo revelado en el título de la canción. Para ser honestos, me parece...

AEON SABLE: Aether (Solar Lodge Production 2018) Mar26

AEON SABLE: Aether (Solar Lodge Production 2018)...

Aeon Sable lo han vuelto a hacer. Desde aquel lejano 2010, parece ayer pero en realidad es casi prehistórico el tiempo, diez años casi hacen de Per Aspera Ad Astra, los alemanes han ido reinventándose cada vez, cada disco, cada surco de los mismos. Reinventándose para no repetirse, para no volver a los mismos esquemas. Es complicado, es dificilísimo, es tremendamente arduo lograr (o eso creo) que cada disco, cada tema, cada surco, suene distinto siendo igual en sus propuestas. Lo contrario es lo común, grupos que hacen una y otra vez el mismo disco y/o, lo que es peor, el mismo que ya han hecho otros antes. Sin embargo, Aeon Sable mutan, evolucionan, cambian constantemente. Sin dejar de sonar a lo que son, sin dejar de ser absolutamente reconocibles, sin dejar de sonar a gothic rock por los cuatro costados (junto con más cosas, afortunadamente), sin dejar de ser, eso, Aeon Sable. Aether es su último vástago (el tercero con Solar Lodge), su último lanzamiento y, aquí en estas páginas, aunque tarde, no podíamos pasarlo por alto. Aether comienza pausado, muy muy atmosférico. Hand of Glory & Nihilist se inicia con la recitante y poética voz de Nino sobre un fondo oscuro y denso de música puramente ambiental que funciona como una intro un tanto especial. Poco a poco van introduciéndose los elementos habituales en el combo, guitarra (acústica en principio, electrificada después), potentes bajos, ritmos en medio tiempo, riffs que van dibujando sobre la propia base… Y la voz que pasa del recitado al cantar más elevado, esa voz que va poco a poco rompiéndose y gritando disfónica en un crescendo muy muy marca de la casa. Los casi ocho minutos de canción finalizan con la vuelta de la guitarra acústica. Follow...

HUMAN: Human (Icy Cold Records 2018) Ene16

HUMAN: Human (Icy Cold Records 2018)...

Human es el nuevo proyecto de Franck Ligabue, otrora batería de los maravillosos Soror Dolorosa. En estudio es un proyecto unipersonal, ya que Franck se ocupa de componer e interpretar todos los instrumentos de todos los temas del disco aunque en directo (lógicamente) se rodea de otros cuatro compañeros bien conocidos en la escena francesa: David Garcia, Sylvain Martinie, Axel Moreau y Paul Bloyer. Tras una demo bastante profusamente promocionada, ha publicado recientemente su primer álbum, homónimo, bajo las alas del sello Icy Cold Records y… vamos a hablar de él.   Con las credenciales apuntadas, parecería lógico suponer que el sonido de Human se acercara al de los antedichos Soror Dolorosa, pero la verdad es que salvo en contadísimas ocasiones (por ejemplo en el ritmo de Feeding the Ocean) no es así. Es más, casi estoy por asegurar que el alejamiento es voluntario además de buscado. Evidentemente hay puntos en común en referencias y en influencias, no podía ser de otro modo o mucho tendría que haber cambiado/evolucionado/mutado el bueno de Monsieur Ligabue en este tiempo, pero las características atmósferas y la melancolía sororiana cuesta encontrarla en este CD, francamente. No me enrollo más que me está quedando larguito el preámbulo y vamos al turrón (jajejijoju, que postnavideño me ha quedado). Las nueve canciones que forman este disco se mueven en unos parámetros estilísticos similares. Tempos rockeros (solo This Part Of Me y en menor medida Cage the Monster bajan un poco las revoluciones), instrumentación bastante barroca, oscuridad bien entendida pero nunca excesiva, teclados jugando con las líneas de las guitarras y los bajos y compartiendo protagonismo melódico con ellos, ritmos cuidados y cambiantes… Human recuerdan en ocasiones a unos Joy/Disaster más oscuros (Hypnophobia), más con pie y medio en referencias clásicas del...

GITANE DEMONE QUARTET: Substrata Strip (Dark Vinyl Records 2018) Ene13

GITANE DEMONE QUARTET: Substrata Strip (Dark Vinyl Records 2018)...

  Creo honestamente que hablar de un disco como Substrata Strip con la mirada puesta en el pasado, es un error. Como era un error hacerlo hablando de Past the Sun, el disco anterior del cuarteto. También creo que es un error atender al Gitane Demone Quartet pensando que estamos en los ochenta y que acaba de publicarse Ashes. Es un error porque ha pasado el tiempo, todos hemos cambiado (sí, amigo, tú también estás más viejo) y, los más afortunados, han evolucionado. Es materialmente imposible que Rikk Agnew sea el de Only Theatre of Pain, que Gitane sea la de los lamentos de Tales Of Innocence o que Paul Roessler o Deb Venom sean las mismas personas que fueron hace treinta años. Es más, me parecería criticable que lo siguieran siendo. De la misma forma, me parece que escucharlo desde un planteamiento puramente enfocado a lo siniestro, tampoco es ni acertado ni justo. Por supuesto que las canciones tienen en su mayoría un poso oscurísimo, negro como lo más negro que te puedas imaginar. Pero si ya en la época de los Christian Death de Sex, Drugs and Jesus Christ o The Scriptures, la garganta de la Demone coqueteaba sin tapujos con el jazz, el soul y la música negra (negra de raza, no de siniestra), ahora todas estas influencias se han intensificado bastante. ¿Quiere decir esto que Substrata Strip sea para fanses de Ella Fitzgerald? Pues por supuesto que no. O no solo al menos. Quiere decir que si eres un talibán del gótico que espera encontrar en el GDQ la reencarnación de Catastrophe Ballet ni te molestes en intentarlo.   El disco abre con Douglas Street. Cinco minutos de samplers, riffs de guitarra, percusiones y ritmos con aires a club lleno...

YOUR LIFE ON HOLD: My Name Is Legion For We Are Many (Solar Lodge 2018) Ene04

YOUR LIFE ON HOLD: My Name Is Legion For We Are Many (Solar Lodge 2018)...

Escuchar un nuevo álbum en el dispositivo menos indicado puede desvirtuar una primera impresión, tanto si es para una reseña como para simplemente disfrutarlo. En el caso de My name is legion for we are many, unos buenos cascos y un entorno adecuado pueden cambiar una actitud desde la indiferencia hasta una pequeña y agradable sorpresa. Pero vayamos por partes. Your Life On Hold se adhieren estilísticamente al llamado Post Goth por su combinación de atmósferas y melancolía clásicas con el contrapunto de cierta dureza. En la práctica no inventan nada nuevo, y su estilo no hace sino recordarme sonidos ya recogidos por grupos como Funhouse en los 90. Las guitarras de este segundo álbum de la banda alemana se alternan entre el matiz clásico y ensoñador del Gothic Rock, llevado a cabo por los arpegios melódicos, llenos de efectos, y las guitarras rítmicas que descargan sus quintas distorsionadas sin llegar a territorios extremos. Por su parte, la voz de John Wolf cumple con el canon que se espera de un vocalista de Gothic Rock: oscura, aterciopelada, en el filo entre la melodías y las recitaciones monocordes… Pero esa adhesión es también un encorsetamiento, ya que no expresa una personalidad única más allá del timbre de cada persona. Algunos cantantes saben como declamar, otros cómo chillar o utilizar sus registros agudos o graves para resultar interesantes. John tiene un estilo que, personalmente, no acaba de llamarme la atención. Si bien es cierto que en momentos puntuales crea melodías sugerentes, por lo general tiende a desarrollarlas con un mismo patrón. Esta falta de originalidad en su conjunto se comprueba en temas como System Failure, que no tiene ningún momento memorable. La monotonía de la voz, las guitarras y resto de instrumentos que desarrollan pasajes genéricos...

MERCIFUL NUNS: Nekrolog (Solar Lodge 2018) Dic15

MERCIFUL NUNS: Nekrolog (Solar Lodge 2018)...

Pues parece que lo dejan. Después de ocho años y diez discos (el último, Anomaly X, es de este mismo 2018), un puñado de EPs y algunos recopilatorios y directos, todo apunta a que Artaud Seth ha decidido dar por finalizado el proyecto. Han anunciado además un “Final Concert” para octubre del año que viene. Pero bueno, eso será el año que viene. Y para entonces imagino que sabremos más a ciencia cierta si esto es un adiós, un hasta luego, un círculo que se cierra o un circulo que se abre. O ninguna de estas cosas, veremos. Lo que nos ocupa es Nekrolog, no si es el final o un nuevo principio. Y Nekrolog es el RECOPILATORIO. Doble vinilo, DVD, libreto de 16 páginas. Limitado, numerado y firmado a mano… Presentación por todo lo alto, artwork cuidadísimo y la imagen habitual en los de Seth.   El doble vinilo incluye quince temas que repasan, lógicamente, la discografía de la banda. Quince temas remasterizados con un “tratamiento” especial para el vinilo, a 96 kHz, detalle que mis ancianos oídos son incapaces de percibir, más allá de indicaros que “suena que te cagas”. Ahora ya si eso es por los 96 kilohertzios o si sonaría mejor a 120 o a 63, ni idea. Solo puedo decir eso, que suena maravillosamente bien. Los temas escogidos son Body of Light, Genesis Revealed, Supernovae, Allseeing Eye y Ancient Astronauts de los EPs homónimos, Radiation de Xibalba III, Exosphere, Blackbody/Ultraviolet (sí, unidas) de Exosphere VI, Karma Inn, Phantom Wall y Speed of Light de Meteora VII, Eternal Decay y Cremation de AUM IX y Blue Lodge y The Pyramid de Anomaly X. Como podéis, repasito bastante exhaustivo aunque con curiosas ausencias. Claro que como anteriormente habían publicado Occultation en 2015,...

LYCIA: In Flickers (Projekt 2018) Oct27

LYCIA: In Flickers (Projekt 2018)...

Aunque parezca lo contrario, soy muy muy poco amigo de las etiquetas, especialmente de las musicales. Les tengo manía a esas cajitas que se supone deben de ser tan prácticas pero que en realidad aportan más bien nada. Nada, más allá de encorsetar, clasificar, reducir (a veces al absurdo) o comprimir el talento en una palabra vacía. Las uso a veces, claro, más de lo que me gustaría. En parte por mimetismo, en parte porque sigo manteniendo la vana esperanza de que a alguien le resulten útiles. Digo esto porque tengo un hijo adolescente que está en fase de absorber todo lo que musicalmente le llega al cerebro (y al corazón) con bastante pocos prejuicios (solo uno, en realidad, que no sea yo quien se lo recomiende) y bastante buen criterio en cuanto al acercamiento (rechaza frontalmente –además del consejo paterno- lo manifiestamente mainstream y lo específicamente intrascendente y facilón). Pues bien, el otro día le comenté que los usamericanos Lycia me habían enviado este In Flickers (a la venta a partir del 9 de noviembre, cuando esto se publique estará aún en preorder) y me preguntó que qué hacían. Y, francamente, no supe que decirle. Darkwave dice Discogs. Pues fale. Pues de acuerdo. Y ¿alguien podría definir esa etiqueta?   Lycia son un grupo que tocan un montón de estilos muy distintos entre sí. Tanto, que el resultado final no se parece realmente a nada que hayan escuchado mis orejas, ni antes ni después. In Flickers es un buen ejemplo (otro más, llevan con este una docena de LPs). Atmósferas creadas a base de distorsión de guitarra y teclado, ritmos pausados y contundentes, voces masculinas rasposas y susurrantes, voces femeninas “bonitas” y etéreas, talento por arrobas. Y eso que tanto A Line That Connects...