ANTONIO ARIAS + THE ONLY ONES, 19 de febrero de 2009, Sala El Sol, Madrid...

Sorpresa. Antonio Arias sin la compañía habitual del resto de Lagartija Nick, con guitarra acústica y set especialmente diseñado para la ocasión: algo de Lagartija, algo de la etapa Omega, alguna versión… Todo esto justo antes de la publicación de un nuevo disco que, al parecer, sigue el camino (no sé si abierto, retomado o que) de “El Shock De Leia” y que se anuncia para primeros de marzo. Con la consiguiente gira, supongo. Y abriendo antes de los clasiquísimos The Only Ones. Hace unos meses (cuando me enteré de la cita) no conocía de los ingleses más que el nombre y el superhit “Another Girl, Another Planet”. Tras un poco de documentación posterior a la noticia y anterior al concierto, tenía también bastantes ganas de verlos. Al llegar a El Sol, nueva sorpresa. Parece ser que el señor Arias no estará solo, le acompaña Daniel, reputado guitarrista flamenco. Dos guitarras acústicas, aire presumiblemente aflamencado… no sé yo. La prueba de sonido despeja algunas dudas, dos guitarras a pelo no tienen porque ser aburridas y el aire flamenco impregna las canciones sin convertirlas en “quejíos”. Una sala que estará bastante llena y la demostración palpable de que los muy envejecidos de aspecto The Only Ones se dedican fundamentalmente a ahorrar energía para escupirla sobre el escenario. Cervezas y más cervezas (lo mejor de determinadas marcas son los anuncios, otra duda despejada) y mucha conversación amenizan la espera hasta casi dar igual. Solo casi. Me apetece terminar de despejar incógnitas y disfrutar nuevamente. Lo malo de tocar en acústico y con poco acompañamiento es probablemente lo sencillo que resulta caer en la monotonía. Lo bueno es que al desnudar las canciones, brillan o no sin artificio ninguno. Me explico: cualquier canción, de cualquier grupo y...

LAGARTIJA NICK + RATIO, 01 de julio de 2008, El Sol, Madrid...

Estaba previsto que la noche del 1 de julio fuera una fiesta y ya desde el primer momento se podía percibir esa sensación tanto en el ambiente como en todo lo demás. No es que El Sol estuviera lleno a rebosar pero sí que presentaba buen aspecto, sin agobios pero con bastante gente con pinta de estar allí para disfrutar, que al fin y al cabo era lo importante. Con esas salieron Ratio a escena y el público respondió razonablemente bien. Sonaron correctos, especialmente en lo instrumental y aunque la voz tuvo algunos problemas (una constante toda la noche), las ganas de agradar y de demostrar dónde están les ayudaron a superar cualquier contratiempo. Mezclaron como siempre guitarras aceradas y electrónica (de la que está lejos, muy lejos, del chunda-chunda más comercial) y las mezclaron bien consiguiendo si no la rendición total del respetable, sí una acogida relativamente cálida, que ya es mucho dadas las circunstancias (es difícil el papel de “telonero”, abrir un concierto cuando la mayor parte de la gente que te observa está esperando al grupo que realmente han ido a ver, es muy complicado y pocas veces el resultado es bueno). En definitiva, creo que no defraudaron a los que les conocíamos y que gustaron a los que no los habían escuchado nunca. Se acercaba el clímax de la fiesta, el concierto-fiesta-presentación-recreación de la reedición del Inercia, el mítico segundo disco de Lagartija Nick. Eran grandes las expectativas, pocos de los presentes habían visto a la banda en el 92 y la misma estructura que iba a tener el concierto era ya atractiva en sí misma. Salieron enseguida Lorena Enjuto, Víctor Lapido, Erik Jiménez y Antonio Arias (es decir la formación actual sin Varelux ni por tanto teclados, para el...

LAGARTIJA NICK + EL PEZ PLÁTANO, 20 de octubre de 2007, El Sol, Madrid...

De nuevo, van varias veces en esta gira, nos acercamos a disfrutar del recital que los granadinos Lagartija Nick tengan a bien regalarnos. La noche se asoma fría y la espera en la puerta de la sala, larga. Con puntualidad exquisita se abre El Sol y bajamos la escalera buscando su calor. El Pez Plátano eran los encargados de abrir boca (caldear el ambiente, dijeron ellos) y rápidamente su rock de pocas concesiones y claras influencias llena los oídos de los asistentes (la sala tenía buen aspecto, bastante gente aunque no un lleno agobiante). Se les notaba cómodos, dispuestos a aprovechar el rato que tenían para tocar y lo hicieron. Sonaron bien, muy bien, aunque la voz estaba un poco baja para mi gusto y la importancia de las letras se diluía entre guitarrazos y ritmos endiablados en ocasiones y más tranquilos en otras. No creo que fuera defecto de ellos (lo de las voces) ya que fue algo que sucedió durante toda la noche). Me parecieron un buen grupo, con cosas que decir (no es tan frecuente esto último) y aunque su estilo no me llena del todo (problema mío) deberían contar en poco tiempo con el éxito que merecen. A las doce y algo salen al escenario Lagartija Nick. El público se agolpa más cerca del escenario y empieza el clásico “Estratosfera”. Una breve mirada al setlist informa de que será el mismo que en toda la gira, pero no sé, algo es diferente, algo ha cambiado. A mejor, sorprendentemente (sorpresa porque en los conciertos anteriores sonaron tan bien que sinceramente no esperaba que pudieran mejorar aún más). Las canciones se suceden a la velocidad acostumbrada, cada nota, cada letra, cada cosa en su sitio, perfectos, son los mismos temas pero… es...

LAGARTIJA NICK + LULLABIES, Fiesta Radio Utopía, 30 de abril de 2007, El Sol, Madrid...

Ya había pasado mucho tiempo desde la última visita de los granadinos Lagartija Nick a Madrid y más de uno (y de dos y de tres) les echábamos de menos. El recuerdo de las anteriores actuaciones estaba fresco a pesar de todo y la noticia de esta nueva ocasión para verlos justificaba cualquier motivo (siempre es lo de menos): fiesta organizada por el programa Miscelánea de Radio Utopía y presentación del nuevo disco (El Shock De Leia, saldrá finalmente si no hay nuevos retrasos a mediados de mayo) tras el impasse del single “Carmen Celeste” que salió el año pasado. A las once casi en punto se abrieron las puertas de la sala El Sol y rápidamente se formó una cola de tamaño mediano para adquirir entradas. Bajamos las bastante empinadas y largas escaleras que dan acceso al local propiamente dicho y cogimos sitio casi en primera fila sin demasiados problemas. Al poco rato, el justo de consumir una cerveza, salieron a escena Lullabies. Reconozco mi desconocimiento absoluto de la existencia de la banda así que trataré de ser lo más justo posible con ellos. Aunque el estilo del grupo no es de mis favoritos, sonaron muy bien, la combinación de melodías vocales más pop, con un “stoner art-pop alternativo e impulsivo” (la etiqueta es de ellos) resultón, amenizó bastante la espera del a priori plato fuerte de la noche. El mayor problema que le encuentro al grupo es que existen muchos, muchísimos, grupos que hacen algo parecido aunque en este caso tanto la voz de Monik como las cualidades instrumentales del resto de componentes (destacaron por igual los tres –bajo, batería y guitarra- e incluso cuando en un momento dado se intercambiaron estos dos últimos, no perdió en nada la actuación) rayaron a...