ULTERIOR + MAYA, 20 de octubre de 2011, Sala Nasti Club, Madrid...

Al principio una apuesta. Un envite de esos que quieres perder pero que sabes que ganarás. Una conversación con amigos que se convierte en varias conversaciones con diferentes personas. Desde la calle se escucha música dentro del Nasti. Están probando sonido por lo que no hay prisa para entrar. Fluye la charla, “joder como ha cambiado el tiempo, ¡qué frío! y tú en manga corta”, “la miel es buenísima para las heridas”, “está todo fatal, no se vende un disco, los conciertos vacíos de público… y la gente repitiendo las mismas tonterías que hace veinte años”, “ese pollo, ¿es el de Ulterior? ¡Qué va! No se parece en nada”, “¿Sabes que no tocan La Unidad del Dolor?” Esa me sorprende más. Rumores variados, desconocimiento de la razón real. Poco importa el motivo aunque sí que fastidia que no toquen, tenía ganas de verlos. Entramos en la sala, escasa de luz como siempre. Le cuento a una amiga la apuesta, está de acuerdo conmigo, supongo que por dentro piensa que debería haber apostado también ella… empezamos a contar gente. Veintitrés personas. ¿Contamos a los del local? No es necesario. Me enfado en broma con otra persona, ha tenido la “indecencia” de entrar y salir un par de veces, así no hay quien cuente… en definitiva, más de veinticinco y menos de treinta personas para ver un concierto un jueves por 10 euros. Ya os lo sabéis amigos: la crisis, los exámenes, el trabajo, la luna en la quinta casa y Saturno en el quinto coño. Lo de siempre. Y cuando esperábamos que Ulterior se asomaran al pequeño escenario de la sala, resulta que no es así. Dos tipos se acercan y toman posiciones en una pequeña batería (1 caja, un timbal, 1 platillo, bombo y...